ARIAS: LA ELEGANCIA POR BANDERA

Llevan más de treinta años triunfando en el sector juguetero, y su catálogo es tan extenso que para verlo completo hay que tomarlo con calma. Claro que, para los que gustan de las muñecas de calidad, ese visionado supone todo un regalo para la vista. Es casi como hojear un catálogo de arte.

Mucho puede decirse de esta firma colivenca, fundada por José Antonio Arias, pero quizás lo más destacable, -aparte de su ya conocida calidad- es la atención que ponen en los detalles de cada una de sus creaciones. Y tampoco escatiman en variedad, precisamente.

Tal vez por ello sus carritos y cunas son de los más vendidos, tanto a nivel nacional como internacional. Cuando se piensa en adquirir una de estas piezas para regalar a sus hijos, o para un reborn de coleccionismo, el nombre “Arias” sale a relucir casi inmediatamente.

Y es que pocas firmas pueden presumir de tener una diversidad de modelos tan grande; desde cochecitos para gemelos hasta cunas de viaje, pasando por armarios de muñecas y cunitas con dosel, el surtido es impresionante.

Pero no son sólo las cunas, coches de bebé y demás accesorios los que han hecho que esta firma brille con luz propia; la oferta de Arias, y su apuesta por la variedad, ha hecho que, sea cual sea el tipo de muñeca que estemos buscando, podamos encontrarlo sin problema.

Así, y desde los pequeños bebés “Elegance” de 26 centímetros, hasta las impresionantes muñecas de más de un metro, el inventario de la prestigiosa marca ofrece artículos para todos los gustos y necesidades.

No es de extrañar, por tanto, que cuando surgió el boom de los muñecos reborn, esta marca, conocida especialmente por sus extraordinarios muñecos bebés, lograran sorprender al público más exigente con sus delicadas y exquisitas propuestas: los reborns de Arias son demandados en el mundo entero, y son la prueba de que se puede hacer artesanía desde el corazón de una fábrica.

ELEGANCE, UN NOMBRE QUE LO DICE TODO

Cada una de las firmas de Onil, internacionalmente conocido como Valle del Juguete y Cuna de las Muñecas, aporta su sello distintivo al sector: unas son famosas por su capacidad de innovación, otras por su larga trayectoria, otras por ser creadoras de muñecas emblemáticas…

En el caso de Arias, está claro que su sello es la elegancia, y es por eso por lo que el nombre de la línea “Elegance” le va que ni pintada.

Es algo que puede observarse desde su muñeca más pequeña hasta la más grande: el cuidado al detalle, que apreciamos en los pequeños de 26 centímetros y en los bebés de 45, así como en los Toddler de 50, es la impronta que los hace inconfundibles.

REBORNS DE ARIAS; UN PUNTO Y APARTE

Teniendo como principio irrenunciable esa atención al detalle que mencionábamos, no podía ser de otro modo que los reborns de Arias se posicionaran entre los más valorados.

Se trata de muñecos realistas a los que diríase que sólo les falta respirar. Con auténtica ropita de bebé, y con un tacto y caída similares a los de un niño de verdad, han conseguido impresionar al público más exigente.

En pleno auge del reborn, posicionarse de ese modo sólo puede obedecer a un proceso artesanal muy cuidado, así como a un control de calidad muy estricto.

LAS MUÑECAS GRANDES

Muchos recordarán cómo, en los años setenta, triunfaban las muñecas de tamaño real, que hicieron las delicias de las niñas de la época.

A día de hoy, Arias es de las pocas marcas que ofrecen muñecas de 85 y 105 centímetros de altura, que pueden vestirse con las ropas de la propia niña. Curiosamente, estas muñecas son muy demandadas por el público extranjero, que encuentra en Arias una de las escasas firmas que pueden satisfacer una demanda aún existente en torno a este tipo de muñecas.

MUÑECAS CON FUTURO

Si algo hemos aprendido de la trayectoria de las firmas más duraderas en el tiempo, es que la calidad en los materiales y en el proceso productivo, así como la fidelidad a unos principios básicos -en este caso, la elegancia y el buen hacer- es lo que garantiza la continuidad en el sector.

Las grandes firmas han logrado permanecer en la brecha gracias a esta premisa, y está claro que, en base a ello, tenemos muñecas Arias para rato.

Una suerte para todos los que amamos lo bien hecho.

 

C. Chulián.

Si te ha gustado, por favor, comparte con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *