ASÍ: LA CASA DE LAS MUÑECAS

Corría el año 1942. Era el Madrid de la posguerra, de los inevitables nuevos comienzos que siguen a toda campaña bélica, y la ciudad se recuperaba, lentamente, en cuerpo y espíritu.

En este escenario, surge La Casa de las Muñecas, un establecimiento situado en la Gran Vía, y desde cuyo enorme escaparate comenzaron a asomar muñecas de ojos curiosos, peluches color pastel e inquilinos de casas en miniatura.

En aquellos primeros días las muñecas se hacían por encargo, de manera totalmente artesanal, con una calidad y un mimo que, poco a poco, fueron convirtiendo a la tienda en un referente de Gran Vía, parada inevitable de miradas que se asomaban a través del cristal a un mundo mágico.

Setenta y cinco años después, esta firma emblemática es de las pocas que puede presumir de seguir en la brecha, aunque muchas cosas han cambiado desde entonces, claro.

 

Kaori (Así)

Aquella primera actividad de muñecas por encargo daría paso, en 1965, a la creación propia, a la realización de muñecos originales de la diseñadora Ángela Simón, quien ha dado vida desde entonces a numerosas caritas de niños y bebés que hacen las delicias tanto de niños como de coleccionistas adultos.

En la actualidad, la empresa tiene su propia fábrica en Onil, así como tiendas en distintas capitales españolas. Naturalmente, y como corresponde a la era de Internet, pueden adquirirse online, lo que ha facilitado que estas obras de auténtica artesanía sean accesibles a clientes de todo el mundo.

 

Leo (Así)

 

A día de hoy, Así dispone de 19 tipos de muñecas, aunque han llegado a tener en catálogo hasta una treintena. Tienen muñecas de todos los tamaños, desde el pequeño Gugú, una creación de 25 centímetros, hasta las impresionantes Pepas, que miden 57.

 

Celia (Así)

 

También fabrican reborns, además de una serie limitada de estos muñecos que son, mitad proceso industrial, mitad proceso artesanal.

Realizadas en vinilo, la línea de estas muñecas se mantiene fiel al espíritu que vio nacer a la firma, siguiendo un compromiso de calidad adquirido con sus clientes y consigo mismos.

Además, la marca tiene presencia empresarial en países como Rusia, Bélgica, Alemania, Portugal, Francia o Italia.

Las muñecas de Así son de producción nacional de principio a fin, sin externalización de clase alguna, algo difícil de hallar en estos tiempos de producción china. Sin duda, un tesoro a conservar por parte de todos los que amamos el mundo muñeca, y que buscamos la originalidad, el diseño y la calidad por encima de todo.

Así es, sin duda, un bastión singular dentro del sector; muñecas como las de antes hechas para niños de ahora, niños de entre 3 y 109 años y que tenemos la suerte de contar con una marca que no se pliega, 75 años después, a las exigencias de la producción masificada, deslocalizada y, sobre todo, desprovista de la calidad que sólo puede nacer del trabajo hecho con ilusión.

Bien por Así.

 

Zenda B. Austen

 

Si te ha gustado, por favor, comparte con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *