BABY DULZÓN: EL BEBÉ MÁS DULCE DE BERBESA

En Mundo Diversal seguimos con nuestro recorrido a lo largo y ancho del Valle del Juguete, para centrarnos más concretamente en Onil, un rincón mágico donde la producción de muñecas de calidad ha alcanzado fama y prestigio por derecho propio.

Entre las numerosas empresas muñequeras que dan vida a la zona, nos encontramos con Berbesa, que continúa fabricando al estilo tradicional, con moldes de escultor y con una producción especialmente conocida por la variedad de estilos.

Sus creaciones son fácilmente reconocibles por el mimo y la atención al detalle, así como por el uso de materiales de primera calidad y una estricta aplicación de las regulaciones en materia de seguridad.

A pesar del amplio catálogo con que cuenta la firma, hoy vamos a centrarnos en una creación en concreto: se trata de su línea de muñecos bebé “Baby Dulzón” que se han hecho un hueco entre el público más exigente.

Baby Dulzón es un muñeco bebé blandito de 62 centímetros de alto, que se presenta en distintos modelos y etnias, y que lleva incorporado mecanismo de lloro, el cual se activa al quitarle el chupete.

Una de las principales características de estos bebés es el exquisito molde de su cara, con todos los detalles realistas de un niño de verdad.

Además, la variedad de sus vestidos y accesorios, también muy cuidados, permite elegir entre una gama muy amplia.

DISTINTAS ETNIAS

Berbesa se hace eco de la cada vez mayor demanda de variedad étnica, al incorporar las razas asiáticas y africanas a su producción de Baby Dulzón.

En un mundo en el que tanto la diversidad racial como la riqueza multicultural que ella aporta son un hecho, la posibilidad de elegir, no ya sólo entre niño y niña, sino entre bebés caucásicos, asiáticos y mulatos era sin duda una necesidad.

Especialmente apreciados son los bebés orientales, que forman parte de una cultura occidental cada vez más atraída por todo lo asiático.

Y no le andan a la zaga los mulatos; la demanda de bebés con rasgos africanos aumenta exponencialmente cada año.

Lejos quedan, por fortuna, los tiempos en los que la estética imperante en el sector muñequero se limitaba a la caucásica, con meras variaciones en el cabello.

Ahora podemos disfrutar de un ramillete de muñecas bebés de lo más variado, con una calidad envidiable y con la garantía de Onil.

Entre ellas, Berbesa se ha hecho un hueco por derecho propio.

 

Zenda B. Austen

Si te ha gustado, por favor, comparte con tus amigos:

One Response to BABY DULZÓN: EL BEBÉ MÁS DULCE DE BERBESA

  1. Rosa maria López Otero dice:

    Me ha encantado el artículo de pequeña tuve un bebe llorón como el de la foto me ha gustado mucho la idea que niñ@s de otra razas también sus bebés con sus rasjos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *