Category Archives: Educación Infantil

PEPOTES: ¿CUÁL ES SU SECRETO?

 

En nuestro viaje a través de las maravillas del Valle del Juguete, hoy vamos a dedicar un capítulo muy especial a unos bebés que están causando furor más allá de nuestras fronteras.

Se trata de los Pepotes, de Nines Artesanals D’Onil, una marca bien conocida por los amantes de las muñecas de calidad.

Estas creaciones de la marca colivenca llevan

LUCI, LA PEQUEÑA GIGANTE DE BERJUÁN

Mide 22 centímetros y, aun siendo tan pequeña, ha suscitado gran expectación.

Hablamos de Luci, de Berjuán, una muñeca que ha salido este año entre las novedades de la marca, y que ha sido presentada en febrero en la Feria Internacional del Juguete.

Como sabemos, la firma Berjuán tiene ya a sus espaldas 42 años de trayectoria, si bien ha sido en los últimos años, con los cambios de la segunda generación, cuando más nos han sorprendido.

Ni que decir tiene que

BABY DULZÓN: EL BEBÉ MÁS DULCE DE BERBESA

En Mundo Diversal seguimos con nuestro recorrido a lo largo y ancho del Valle del Juguete, para centrarnos más concretamente en Onil, un rincón mágico donde la producción de muñecas de calidad ha alcanzado fama y prestigio por derecho propio.

Entre las numerosas empresas muñequeras que dan vida a la zona, nos encontramos con Berbesa, que continúa fabricando al

BABY SUSÚ: EL BEBÉ DE BERJUÁN QUE ROMPE TENDENCIAS

En el mundo de las muñecas bebés hemos sido testigos, a lo largo de las últimas décadas, de una evolución notable.

Muchos podemos recordar cómo eran aquellas muñecas de los setenta, que empezaban a ofrecer a las niñas de la época la posibilidad de interactuar a otro nivel, y de ampliar sus posibilidades de juego.

Así, comenzaron a salir muñecos con sonido, que lloraban, reían o decían frases cortas como “papá y mamá”. También surgieron los bebés que tomaban el biberón y luego mojaban el pañal. Algunos tenían moquitos o babas, otros gateaban…

Sin embargo, en los años noventa

JUGANDO EN LIBERTAD: EL ERROR DE “SEXAR” LOS JUGUETES

Recuerdo que fue por navidades, a finales de los noventa. Yo estaba en un centro comercial buscando un regalo para mi sobrina, y miraba con detenimiento las estanterías repletas en la sección de juguetes. Me hallaba leyendo las especificaciones de una caja de esas de maquillaje con una cabeza de muñeca, cuando escuché la vocecilla de un pequeño que llamaba a su padre. Instintivamente me giré para verlo. No debía de tener más de cuatro años.

-Esto, esto… -decía ilusionado.

Era un chaval rubito, muy gracioso, que estaba intentando, no sin cierta dificultad, coger una muñeca Barbie de una de las estanterías. Entonces llegó el padre.

-No seas maricón -dijo con tono desabrido.

Le arrancó la muñeca de