MALLAS DE SOMBREO: UTILIDADES Y CONSEJOS

Tanto si tienes una pequeña parcela con vegetación, como un jardín de dimensiones considerables, las mallas de sombreo son un complemento que vas a necesitar sí o sí.

En este artículo de Mundo Diversal vamos a comentarte algunas de las características y utilidades de este sencillo pero eficaz material, y a proporcionarte algunos consejos para su instalación y uso.

Las mallas de sombreo son elementos para equipar adecuadamente jardines, terrazas o balcones. Sirven para resguardar una zona concreta, para proporcionar sombra o para evitar que de los árboles caigan insectos u hojas, algo realmente molesto cuando estamos disfrutando de un refrigerio al aire libre. Además, nos protegen de los rayos UVA.

No hay que confundir las mallas de sombreo con las mallas de ocultación, muy útiles para hacer cerramientos en determinadas zonas de una parcela, así como para ejercer de cortavientos. Las mallas de ocultación se presentan en rollos, y tienen una densidad mayor que las de sombreo. Además, son más óptimas para la decoración, ya que existen variantes que imitan a la vegetación o al cañizo. En urbanizaciones con viviendas unifamiliares es frecuente verlas instaladas para proporcionar intimidad en el propio espacio. Y es que, como reza el dicho, “buenas vallas hacen buenos vecinos”.

UTILIDADES Y CARACTERÍSTICAS DE LAS MALLAS DE SOMBREO

Como hemos mencionado más arriba, las funciones para las que está pensado este elemento de jardín son básicamente proporcionar sombra, así como evitar que caigan sobre nosotros elementos indeseados, (entre los cuales se encuentran las miradas fisgonas provenientes de pisos superiores, por qué no decirlo).

La razón por la cual se ha generalizado su uso es porque no requieren ningún tipo de mantenimiento, están diseñadas para resistir a la intemperie y resultan muy fáciles de colocar.

Pueden estar realizadas en poliéster, rafia o plástico. La rafia es muy flexible, mientras que el plástico y el poliéster son muy resistentes al agua. Dependiendo de la utilidad que quieras darle, así habrá de ser tu elección.

El color de la malla tiene una función que va más allá de la mera estética: los colores oscuros proporcionan más sombra, pero también más calor. Lo ideal para evitar temperaturas altas es elegir una malla de color marrón claro o bien de color verde. Además, si la vas a colocar sobre una pérgola, y bajo ella va a haber plantas, lo idóneo es que la malla deje pasar más luz. Las mallas negras, en cambio, se recomiendan para lugares menos calurosos, o bien para cuando realmente necesitamos proporcionar más oscuridad a una zona por los motivos que sea.

Este tipo de mallas son de fácil mantenimiento ya que para su limpieza basta con lavarlas con agua templada.

Así pues, lo único que has de tener en cuenta a la hora de elegir una malla de sombreo, es la utilidad que vayas a darle. Son una opción económica, fácil y duradera, que mantendrá alejados a los insectos, a los rayos UVA y a vecinos excesivamente interesados en la vida ajena.

 

Zenda B. Austen.

Si te ha gustado, por favor, comparte con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *