Socorro: ya NO es Navidad

 

Te despiertas temprano, miras al espejo y al otro lado ves a un ser despeinado y aturdido que parece haber sobrevivido a un tornado. No recuerdas muy bien cómo y cuándo empezó todo, ni por qué tienes ojeras y una cierta sensación de hinchazón y culpabilidad, pero el caso es que así es.

¿Qué ha pasado? No tenías esa cara hace un mes, eso seguro.

Lo último que recuerdas es que estabas de muy buen humor; en el trabajo todo tenía otro aire, como más festivo, y algunas cosas que habían resultado prohibitivas durante todo el año, de repente, y durante unas cuantas semanas, estaban bien vistas: comer en exceso, gastar en exceso, festejar en exceso… Pero, de improviso, el huracán navideño como vino se fue.

Está claro que las navidades vienen a ponerlo todo patas arriba: horarios, comidas y hábitos. Muchas personas piensan que estas fiestas son consumistas y exageradas. Sin embargo, no son algo nuevo en la historia de la humanidad. De hecho, este tipo de festejos se han revelado como algo común en distintas sociedades, y algo muy necesario por cierto, en tanto que  nos ayuda a sentirnos vivos y motivados.

En todas las culturas, a lo largo de la historia, ha habido momentos del año para el exceso y la ruptura con la rutina. Los romanos celebraban Saturnalia, los vikingos el Blót, los griegos las Cronias… en todas ellas estaban presentes la música, la comida y las reuniones con los seres queridos, y en todas ellas el elemento común era la abundancia de todo aquello que pudiera traer felicidad a sus partícipes.

Está claro que vivimos en una era en la que tendemos a sentirnos culpables por cualquier cosa que nos traiga un poco de relajo. Nos auto acusamos de superficiales y consumistas, pero somos felices como niños cuando buscamos regalos para los demás, cuando preparamos un agasajo en casa para nuestros invitados o cuando compramos los juguetes para nuestros pequeños.

Romper con la rutina es necesario, tanto como lo es entrar en sintonía con otras personas de nuestro entorno, para compartir un sentimiento común de alegría y distensión puntual.

Y, aunque existen otras fechas festivas a lo largo del año, quizás la Navidad es la más emblemática de todas, por su duración y por la cantidad de eventos que abarca; banquetes, vacaciones, decoración, obsequios… Es sin duda la fiesta más completa.

Con independencia de si se es o no creyente, lo cierto es que la Navidad supone para la gran mayoría del mundo occidental un fin y un principio para todo: despedimos el año, y nos planteamos lo que hemos estado haciendo en los últimos meses, mientras compramos regalos, nos permitimos ciertos lujos y desplegamos nuestras habilidades culinarias. También nos reunimos con amigos y familiares con más frecuencia, lo que lleva en muchos casos a plantearse una reflexión sobre las relaciones, sobre nuestra trayectoria vital y sobre nuestros planes y sueños.

Envuelta en canciones, dulces, iluminación y regalos, la Navidad realmente es una fiesta única.

Y AHORA… ¿QUÉ?

El síndrome postvacacional no es nada nuevo; ocurre siempre después del verano, cuando mucha gente cae en depresión por la vuelta a la rutina, y también está presente en el mes de enero, quizás con más fuerza.

De hecho, el conocido “Blue Monday” (lunes triste), no es cualquier lunes, como tiende a pensarse. En realidad, el fatídico día no es otro que el tercer lunes de enero, cuando, después de toda la vorágine festiva, y tras haber hecho muchos propósitos de año nuevo, la mayoría se han ido al traste; vemos que ya no seguimos la dieta, hemos empezado a faltar al gimnasio, seguimos fumando y no avanzamos con las clases de inglés.

Encima, el estado de nuestra cuenta bancaria es paupérrimo.

Como para no llamarlo “lunes triste”.

DEPRESIÓN POST NAVIDEÑA: CÓMO AFRONTARLA

Uno de los principales motivos por los que, allá por la tercera semana de enero, nos hundimos en pensamientos oscuros, es el fracaso en que se tornan la mayoría de nuestros buenos propósitos. Es normal que, aprovechando el simbolismo del nuevo comienzo, queramos darle un giro a nuestras vidas, y corregir situaciones que no nos gustan. Por ello, tomamos la decisión de leer más, comer más sano, hacer más ejercicio, pasar más tiempo con los seres queridos, etc.

Sin embargo, la carga emocional que supone afrontar todos estos cambios de golpe hace que la mayoría de las veces nuestros planes se queden sólo en eso: planes.

¿Significa eso que los propósitos de año nuevo son irrealizables? Absolutamente no. Simplemente, y del mismo modo que no nos plantearíamos realizar un gran proyecto en cuestión de horas o días, no podemos pretender cambiar nuestra rutina y modo de vida de manera radical sólo porque la Tierra haya dado una nueva vuelta alrededor del sol el día 31 de diciembre.

Lo mejor para no caer en el fracaso es observar y seguir ciertos puntos muy sencillos.

CONSEJOS PARA TENER ÉXITO EN NUESTROS PLANES

1.- Organización

Si lo que te has propuesto para este año es una sola cosa, entonces deberás hacer un esquema de cómo piensas abordar ese cambio o esa nueva actividad. Haz una síntesis de tiempos y métodos, y lleva una agenda. Anota en ella los pasos que quieres dar, y consúltala cada mañana. Al final del día, anota qué parte del plan has conseguido llevar a cabo, qué cosas no han ido como tú esperabas, y qué puedes hacer para mejorarlas. El esquema inicial deberá abarcar los meses del año, y la agenda la puedes programar semana a semana. De este modo tan sencillo, te será más fácil cumplir con lo que te has propuesto. Recuerda empezar el día con tu agenda, y terminarla también con ella. Un vistazo al “antes y después” te ayudará a detectar problemas y soluciones.

 

2.- Paso a paso

Está bien que quieras dejar de fumar, aprender ruso, escalar el Everest y prepararte para las olimpiadas, pero… ¡No lo hagas todo a la vez! ¡Nadie puede hacer eso! Si te planteas objetivos imposibles, estarás abocado al fracaso y a la frustración. Plantéate metas factibles y, sobre todo, establece una cronología que te permita compaginar tu vida cotidiana con tus aspiraciones y proyectos personales. Una buena idea es ir incorporando las nuevas metas una vez que ya hayas conseguido que la anterior sea parte de tu rutina.

 

3.- Caerse está permitido; levantarse es una obligación.

¿Has fracasado? Bueno, Zamora no se conquistó en una hora. Si te has saltado la dieta una semana, si llevas muchos días sin ir al gimnasio, si las clases de música o pintura no se te dan tan bien como pensabas, persevera. Unas personas necesitan más tiempo y más intentos que otras, y no pasa nada. No somos infalibles ni perfectos, así que no debemos abandonar nuestros planes sólo porque nos hayamos encontrado con algún obstáculo o sufrido un tropezón. No vas a esperar al año que viene para intentarlo de nuevo, ¿verdad?

 

4.- La regla de los 21 días.

Según estudios psicológicos, si consigues aguantar tres semanas con un nuevo cambio de hábitos, tendrás la mitad del camino recorrido. Es el tiempo que necesita tu cerebro para adaptarse a la nueva rutina, y luego todo es más fácil. ¡Seguro que puedes intentarlo durante tres semanas! ¿A que sí?

5.- Date un premio.

Los pequeños logros puedes registrarlos al final de cada mes. Si has conseguido el objetivo de perder esos dos kilos que te fijaste al principio, por ejemplo, date un capricho. Puede ser ese perfume que querías comprarte, o una pequeña excursión, unos zapatos molones que has visto en un escaparate… Apunta el regalo que quieres al principio del mes en tu agenda, y si lo has conseguido… ¡Te lo mereces!

 

** SORTEO **

Queremos alegrarte el síndrome post navideño, así que vamos a sortear un regalo, que puedes elegir en nuestra página, por valor de 20 euros, o bien un descuento por ese importe en el artículo que elijas.

Sólo tienes que compartir este artículo en tu muro de Facebook, y contestar a estas sencillas preguntas. Por favor, nada de “copia y pega”, o no se podrá participar en el sorteo.

1.- ¿Qué tres fiestas de la antigüedad se mencionan en el artículo?

2.- Explica con tus palabras qué es el “Blue Monday”.

3.- Nombra al menos dos cosas que puedes hacer para facilitar el éxito en tus propósitos de año nuevo.

¡Suerte!

Si te ha gustado, por favor, comparte con tus amigos:

16 Responses to Socorro: ya NO es Navidad

  1. Carolina Roger Manzano dice:

    1- Las tres fiestas son Saturnalia, Blót y las Crónicas.
    2- El Blue Monday es el tercer lunes de enero,se acabaron las fiestas y los gastos!!
    3-La regla de los 21 días y ser muy constante

  2. Susana Vela Bordetas dice:

    1.- Saturnalia, los vikingos el Blót, los griegos las Cronias…

    2.- pues no tenia ni idea, pero resulta que es lunes mas triste por lo que parece de todo el año, puesto que es el tercer lunes de enero, y te empiezas a dar cuenta que todos los buenos propositos que tenias para empezar bien el año no se van a cumplir, te vas quedando sin fuerzas y es cuando empieza a notarse la famosa cuesta de enero

    3.- ser constante, tener mucha fuerza de voluntad, y sobre todo proponerte cosas faciles de cumplir o que desees com muchas ganas para que no te cueste seguir con ellas, para no dejarlas en poco tiempo

  3. Gemma Arbós dice:

    1-Saturnalia, los vikingos el Blót, los griegos las Cronias.
    2- El tercer lunes de enero, cuando una ya es consiente que ha abandonado varias de las metas. Es el Lunes Triste, al que ayuda la subida de enero!
    3-Proponerse metas reales y lo más importante apuntarte los logros alcanzados.

  4. Gemma Arboa dice:

    1-Saturnalia, el Blót y las Cronias.
    2-Tercer lunes de Enero. Ya nos damos cuenta que muchos de los.propósitos de año nuevo se han dejado de hacer.
    3- Plantearse metas alcanzables, reales e ir apuntando los éxitos obtenidos. Nos motivará de sobremanera a seguir.

  5. Maite Llorach E dice:

    1.- Blot, Cronias,Saturnalias
    2.- Tercer lunes de enero, cuando nos damos cuenta de que nuestros própositos de año nuevo no se están cumpliendo.
    3.- plantearse metas alcanzables, y cada día escribir lo que se ha ido cumpliendo.

  6. Roger Rué Ll dice:

    Saturnalias, Blot y Cronias.

    Es el día más triste de año por múltiples coincidencias entre ellas que el lunes, cuesta de enero y final de mes

    Proponerse metas alcanzables y premiar objetivos cumplidos.

  7. Rocío Ruiz dice:

    1 saturnalias, blog y cronias.
    2 cuando ves que fracasan tus buenos propósitos
    3 organizarse e ir poco a poco .

  8. Consuelo Rodriguez Rivera dice:

    1-Saturnalias de los romanos, blot de los vikingos y las crónias de los griegos.
    2- el tercer lunes del mes de enero cuando te das cuenta de que los propósitos para el año nuevo se van al traste.
    3- tener organización cuanto te planteas un reto nuevo.
    Si fracasas en el intento, intentar levantar el ánimo y seguir adelante.
    Si transcurridos 21 días lo has logrado
    Es más fácil conseguirlo.

  9. Maria Clara Cora Suarez dice:

    Saturnalias, Blot y Cronias.

    Es el día más triste de año por múltiples coincidencias entre ellas que el lunes, cuesta de enero y final de mes 🤦🏽‍♀️🤣

    Proponerse metas alcanzables y premiar objetivos cumplidos.

  10. Alicia Delgado (MundoKekas) dice:

    *. Saturnalia, blót y cronias
    **. El tercer lunes de enero es cuando te percatas de que te falta fuerza de voluntad para cumplir los propósitos para el nuevo año o que estos son inalcanzables.
    ***. 1. Ser realista al marcarme los objetivos (no voy a ser una súper modelo aunque adelgace hasta desaparecer) y premiarme con una keka cuando los alcanzo.
    ***. 2. Ser constante y no rendirme al primer traspié (soy más sabia cuando me doy cuenta de que me equivoqué y lo admito). Siempre se empieza a caminar con un sólo paso.

  11. Esther Marcos Herrero dice:

    1. Saturnalias, bolt y cronias
    2. El tercer lunes de enero, porque se hace muy cuesta arriba cumplir los propósitos.
    3. 1.Tener un plan con un horario para cumplirlo
    2. Ser constante

  12. Felisa Fernández Fernández dice:

    1- Las tres fiestas son Saturnalia, Blót y las Crónicas.
    2- El Blue Monday es el tercer lunes de enero, que ya se acabaron las fiestas y vuelves a la rutina de siempre. Se quedan atrás las comilonas,
    las reuniones con la familia y amigos y algunas cosas que nos hemos propuesto hacer en el nuevo año, ni las hemos cumplido.
    3- Ser firme, tener fuerza de voluntad y tomárselo como un reto para no decaer en el intento.

  13. Rosa María López dice:

    1- los romanos celebraban Saturnalia , los vikingos el Blót y los griegos las Cronicas….
    2- Se que es el tercer lunes de Enero dicen que es triste para mi es un alivio por que ya me queda menos para terminar la cuesta de Enero.
    3 – Marrcarme objetivos nuevos e intentar alcanzarlos y me apunto a la idea de la agenda empezar el día con ella y terminarlo.

  14. Myriam adsuar paez dice:

    Saturnalias crónicas y blog
    Cuando te das cuenta que nada de lo que te has propuesto vas a conseguirlo y encima la cuesta de enero se pone cuesta arriba el 3lunes de enero.
    La regla de los 21 días y darte un caprichito si consigues tu metas semanales

  15. Maite Lopez dice:

    1.- Blot, Cronias,Saturnalias
    2.- Tercer lunes de enero, cuando nos damos cuenta de que nuestros própositos de año nuevo no se están cumpliendo.
    3.- plantearse metas alcanzables, y cada día escribir lo que se ha ido cumpliendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *